Kaia'tanó:ron
Kateri Tekakwitha
1656-1680

English version
Version française

Una Letanía a Mi Prima

Kateri Tekakwitha
Gah-deh-lee   Deh-gah-quee-tah

por
Norm Léveillée
EL PRIMER DESCUBRIMIENTO

Una tarde en diciembre de 1999, cuando curioseé por una librería, encontré una carta sagrada con la imagen de una chica indígena americana. Me atrajo porque, hace unos años, descubrí que yo era descendiente de una mujer algonquina que se llamó Mite8ameg8k8e, que se casaría con un hombre francés con el nombre de Pierre Couc, en 1657 Trois Rivières, la Francia Nueva y ellos llegarían a ser mis octavos bis-abuelos.

Silenciosamente acerqué al estante de las cartas sagradas para mirar más atentamente a Esta Doncella India. El nombre en la carta era Kateri Tekakwitha. Ella llevó un largo vestido tradicional de las indígenas americanas hecho de la piel de ciervo con una blusa larga y una manta azul sobre sus hombros. Ella estaba de pie delante de una cruz y estaba rezando fielmente.

Kateri, la amante de la Cruz de Jesús, ruega por nosotros..
Nunca había visto una carta sagrada como ésta antes- ¿una santa de la Primera Nación? Mi corazón perdió un latido mientras tomaba la carta con reverencia


Clic en laimagen para una vista ampliada.
y comencé a leer la oración al revés…
"O Dios, que de las varias maravillas de Su Gracia en el Mundo Nuevo, causó a florecer en las orillas del río Mohicano y del río St. Lawrence, la pura y dolorida azucena, Kateri Tekakwitha, conceda, nosotros Le suplicamos, el favor que pedimos por su intervención -- que esta amante joven de Jesús y de Su Cruz pronto será parte de sus santos por la Iglesia Santa Madre, que nuestros corazones serán encendidos con un deseo fuerte a imitar su inocencia y su fe. Por el mismo Cristo, Nuestro Dios. Amen.
Yo pregunté a las personas conmigo si habían oído de esta persona sagrada. Mi hermana me dijo que ella recordó que las "monjas queridas" habían contado la historia de Kateri durante una clase de religión en la escuela parroquial. Antes de este día yo no sabía nada de la Sagrada Kateri Tekakwitha.
Kateri, la azucena de pureza, ruega por nosotros.

Este día de descubrimiento y otro suceso a Caughnawaga (Fonda, NY.), que relataré más tarde, serían el comienzo de una renovación espiritual y una aventura que durarán toda mi vida. Busqué por la librería hasta que encontré una biografía corta sobre Kateri. Este libro fue el primero de muchos en mi investigación sobre la vida de esta doncella mohicana-algonquina. Mientras yo aprendía sobre esta doncella, decidí visitar los tres lugares que eran partes de su vida y su historia. Junto con mi marida, mi hermana y su esposo, yo planeé una peregrinación, en julio de 2000, a estos tres lugares- dos que están en el estado de Nueva York, Auriesville y Fonda- y uno que está en Quebec, a la Misión de St. Francis-Xavier en Kahnawaké en la reservación de los indios mohicanos. Contaré a los lectores los sucesos de su vida y mis reacciones a estos tres lugares donde vivió y rezó Tekakwitha y donde ella está enterrada.

OSSERNENON

Aprendí de su nacimiento en 1656 en la aldea mohicana de Ossernenon, a la orilla del río Mohicano (ahora Auriesville), donde el Jesuita francés, Padre Isaac Jogues estableció la Misión de la Trinidad Sagrada diez años antes; entonces el Padre Jogues, René Goupil y Jean Lalande dieron sus vidas como mártires para su fe en esta aldea.


Clic en laimagen para una vista ampliada.
El padre de esta india joven era el jefe mohicano del Clan de la Tortuga que cuatro años más temprano era el líder de un ataque en el pueblo de Trois-Rivières y la aldea algonquina de Sachem Carlos Pachirini, en Quebec, Nueva Francia.
Catherine Tekakwitha, tan renombrada hoy en Nueva Francia para las maravillas extraordinarias que Dios ha conferido y continua a conferir por la intercesión de ella, nació una iroquesa en 1656 en una aldea mohicana que se llamó Gahnaougé. Su madre, una Algonquina, había sido bautizada y educada entre los franceses en Trois-Rivières. Ella era secuestrada por los iroqueses contra quienes luchamos a ese punto, y ella era tomada como esclava a la tierra natal de ellos. Ella vivió allí y después de un rato ella se casó con un nativo del lugar y tenía dos hijos: un hijo, y una hija, Catherine.
  Catherine Tekakwitha, Fr. Pierre Cholenec, S.J., Her Spiritual Advisor, Translated by William Lonc, S.J., 2002, p.1, Permission granted, Email 4/20/02.

Esta partida invadida había secuestrada a unos niños franceses y algonquinos tanto como a las mujeres algonquinas, una de ellas se llamaría Wahwahsekona. Esta Wahwahsekona (Prairie Flower) , también se refirió como Kahontake y Katena - llegaría a ser la marida del jefe y la madre de Tekakwitha, escrita primeramente como Tegahouita por los historiadores. No se sabe mucho más sobre esta vida temprana, más que en 1660, la viruela devastó la aldea de Ossernenon, causando la muerte de la mayoría de los aldeanos, incluyendo el jefe, su marida y su hijito. La niña mohicana-algonquina de cuatro años sobrevivió con la vista dañada y las cacarañas en su cara. Sus tíos la adoptaron inmediatamente- el hermano de su padre heredaría el título y los deberes del jefe del Clan de la Tortuga.

Cuando yo entré primeramente en Auriesville, inmediatamente miré, en el ojo de mi mente, a mi prima, Tekakwitha, como una niña mohicana-algonquina de cuatro años que estaba paseando por las cabinas largas de su Clan de la Tortuga. Me sentía su presencia allí. Miré que ella estaba trabajando al lado de su madre. La miré a "mi prima pequeña" que estaba cuidando de su hermanita cuando su madre Kahontake atrafagó en el bosque y en los sembrados. La vista del valle Mohicano y su río, de la ladera, me permitió ver, en el siglo veinte lo que esta chica mohicana había visto en el siglo diez y siete. Ella se maravillaría y encogería cuando los adultos utilizaron esta ladera como el guantelete de sus enemigos.

Kateri, la consoladora del corazón de Jesús, ruega por nosotros..

Aún a esta edad joven, Tekakwitha se sentiría compasión para estas almas torturadas. El Espíritu Santo ya había vivido en ella, aún a esta edad tan joven. Dios la quería para Si Mismo. Ella estaba destinada por el Creador a ser una de Sus Santas y una modelo de santidad para su gente.

Kateri, el ejemplo para su gente en todos virtudes,
ruega por nosotros.

A este punto, necesito clarificar para el lector, una frase que he usado: "mi prima pequeña- ma petite cousine- mi prima lejana". Mi pasión para la genealogía continuamente me dirige a investigar cada detalle de mis antepasados- todos de ellos tienen raíces en Quebec y en Nueva Francia. Descubrí, hace cuatro años que yo tenía dos antepasadas americanas nativas: una que era una Mic'maq; la otra una Algonquina. Esta antepasada algonquina, que se llamó Mite8ameg8k8e, se sería relacionada a Kahontake. Las dos mujeres algonquinas eran ciudadanas de la misma tribu Weskarini del Sachem Carlos Pachirini. Los Algonquinos vinieron originalmente de la región de Ontario, cerca de Michillimakinac, (la Ciudad de Maginaw, Michigan). Los Algonquinos estaban forzados al norte por las otras tribus, el grupo fue dividido en dos partes- el uno que se dirijo al norte hacia el área de Rapid Lake, al norte de Ottawa: el otro que se dirijo hacia la isla que ahora se llama Montreal. Este tribu Weskarini, acaudillado por Sachem Pachirini, llegó a ser Católico y fue bautizado por los Jesuitas en Montreal entre 1643 y 1650. La tribu continuó su viaje y erigió sus chozas cónicas cerca de la fortaleza de Trois-Rivières (Tres Ríos). Este dio una plaza fuerte religiosa y militaría para los Algonquinos Católicos. Como yo conté antes, Kahontake fue secuestrada por los mohicano-iroqueses y fue traída a Ossernenon como la marida del jefe y posteriormente era la madre de la chica joven mohicana-algonquina que se llamó Tekakwitha. Mitie8ameg8k8e se casaría con Pierre Couc, un soldado y granjero francés, después de la muerte de su primer marido, un algonquino que se llamó Assababich, y el secuestro de sus dos hijos; en la misma invasión de 1652. A través de doce generaciones de antepasados, Pierre y Marie, el nombre cristiano que recibió Mitie8ameg8k8e a su bautismo, llegaron a ser mis bisabuelos octavos cuando se casaron en 1657 en Trois-Rivières (Tres-Ríos). Por eso, puedo llamar a Tekakwitha como "mi prima lejano". Me siento su presencia y su ayuda en mi vida. Mi cuento es una Letanía a Mi Prima. El 8 en la lengua algonquina puede ser la letra "w" antes de un vocal o "ou" después de un consonante.

Kateri, la líder de muchos indios a la fe verdadera por medio
de su amor para María, ruega por nosotros
.

Además de la presencia de Tekakwitha a Ossernenon-Auriesville, el martirio de René Goupil, Jean Lalande e Isaac Jogues era una realidad a experimentar y a recordar. Se sabía que estos Jesuitas santos habían sacrificado valientemente sus vidas para Cristo. Se siente la presencia de cada uno de estos mártires dentro de las paredes imaginarias del castillo de la aldea mohicana en Ossernenon, tanto como en la Hondonada, la Catedral de Pinos donde Isaac Jogues enterró el cuerpo martirio de René Goupil, y también donde sus huesos, dispersados por los chicos y los perros mohicanos, quedaron enterrados en alguna parte de esta catedral arbolada.

Kateri, la flor de la firmeza para los perseguidos, ruega por nosotros.

Después de las Estaciones de la Cruz, yo tenía que pensar en como era la vida para esta chica India. Ella hizo todas las cosas que hizo una americana nativa, sin embargo ella era diferente porque Dios había destinado que ella sería mística y persona santa durante toda de su vida corta en el yermo.

La Misa del catorce de julio en honor de la Santa Kateri Tekakwitha fue celebrada por el vice-postulador actual de la Cause de Kateri en los Estados Unidos, el Padre John Paret, SJ. Su homilía de Kateri reforzó mis conocimientos de su vida dedicada a Jesús y a su Madre María.

CAUGHNAWAGA

Con el tiempo, la aldea mudó al otro lado del río Mohicano a un sitio nuevo que se llamó Caughnawaga. Tekakwitha recibió su nombre de sus tíos. A cause de sus ojos débiles, ella tenía problemas de ver enfrente de si misma, especialmente en el sol. Ella recibió el nombre "Tekakwitha- la chica que movó cosas antes de ella; la chica que caminó lentamente buscando cosas". No había mención de su nombre antes de este punto.

Para los próximos diez y siete años, Tekakwitha vivió como había vivido cualquiera chica mohicana, a menos que ellos no quisiera participar en las actividades destinadas a atraer los guerreros jóvenes, con el intento de convertirse en marida de uno de ellos. Frecuentemente, ella fue engañada a un encuentro con un guerrero joven porque sus tías querían que ella recibiera el favor de este guerrero. Se espera que una chica mohicana se casara para proveer a su familia en su vejez. Frecuentemente ella fue esquivada por los otros chicos jóvenes porque ella era diferente. Ella no quería ser parte del guantelete cuando los guerreros trajeron a los cautivos a la aldea. Un Espíritu interior guió su alma hacia la santidad.

Kateri, llena de paciencia en el sufrimiento, ruega por nosotros.

En varias ocasiones, ella miró que los Trajes Talar Negros entraron en su aldea de Caughawaga. Pareció que había un aura de bondad rodeando estos hombres santos. Sin embargo, Tekakwitha fue prohibida por su tío de escuchar a o de hablar con ellos. El creía que los Trajes Talar Negros eran responsables para traer las enfermedades y los agüeros malos a su aldea. Un día, en 1667, el jefe fue forzado a invitar a los Trajes Talar Negros a su cabina larga. Los misioneros Jesuitas, los padres Frémin, Bruyas y Pierron, pasaron tres días como huéspedes en la logia de su tío. Era la responsabilidad de

Tekakwitha a ministrar a ellos: preparar la comida y cuidar a sus necesidades, como dueña de la cabina larga de su tío. Ella se sentía la santidad de estos hombres. Ella quería mucho saber de Su Dios y de Su Hijo. Ella recordaba vagamente que su madre habló de este Dios Cristiano. También era posible que su madre la enseñara de Jesús y de María- Jesos y Wari. Una amiga de su madre, Anastasie, le dijo frecuentemente a Tekakwitha que su madre había abrazado el Cristianismo y probablemente había enseñado a su hija algunas de las oraciones a Jesús y a María. Porque sus tíos, que eran tan opuestos al Cristianismo, habían prohibido a ella de hablar con los Trajes Talar Negros, Tekakwitha no pudo revelar a ellos su deseo ardiente de aprender de Jesús y de María y de convertirse en una Cristiana como su madre. Sin embargo, ella escuchó a sus oraciones y su charla de este Dios Cristiano, de Jesús y de su madre María.


Clic en laimagen para una vista ampliada.

No era hasta que el Padre Jacques de Lamberville, en 1674, entró por casualidad en la cabina larga de su tío para buscar información que Tekakwitha tenía bastante fuerza a preguntarle si podía aprender de Su Dios Cristiano. Ella explicó a este sacerdote jesuita que su madre era cristiana, que la amiga de su madre y hermana mayor adoptada Anastasia le había hablada de Jesús y de María, y que ella quería aprender más. Sin embargo, tenía que hacerla en secreto por miedo de la ira de sus tíos. El Padre de Lamberville descubrió pronto que su estudiante tenía una santidad inherente que solamente el Espíritu Santo había puesto en esta alma. Hay santos que eran destinados a ser santos cuando Dios mandó su Espíritu Santo a imbuir estas almas con la santidad del momento cuando estas personas llegaron a esta tierra. Tekakwitha era una de los escogidos de Nuestro Creador a ser una santa.

Kateri, fija en cada oración, ruega por nosotros.

Tekakwitha era una de las almas escogidas por el Espíritu Santo a servir a Dios sin reservación. De resultas de esta revelación al Padre de Lamberville, el sacerdote jesuita permitió que ella fue bautizada después de menos tiempo de instrucción que era el costumbre del período. En esos días los Padres que prepararon a la gente para el bautizo las tenían "a prueba" para un año y media a dos años. Era tan difícil para un convertido indio a lograr en la Fe rodeado por unas personas cuyas ideas eran diferentes, que ellos mandaron que el convertido nuevo vivieran la Fe nueva por tanto tiempo para estar seguro que él o ella era sincero (a). En el caso de Kateri, era evidente al Padre de Lamberville que esta joven no solamente comprendía todo lo necesario pero fue determinada a vivir su nueva Fe tan bueno como posible, sin importancia en la dificultad.


Clic en laimagen para una vista ampliada.

Por eso, en la Pascua Florida, el 5 de abril de 1676, Tekakwitha fue bautizada y así se hizo miembro de la Iglesia Católica a la Misión de Santo Pedro cerca de la aldea de Caughnawaga. Ella recibió el nombre de Kateri- Gahdehlee- el Iroqués para Catherine. De resultas de su compromiso a este Dios Cristiano, el Creador, Tekakwitha llegó a ser un objeto del desdén y de la persecución por las otras de su aldea. Los niños rieron de ella, tiraron las piedras hacia ella y le ridiculizaron cuando ella salió de la cabina larga de su tío. Ella convirtió en el sujeto del desprecio aumentado de la gente de su aldea. No solamente era "la Algonquina", ahora era "la Cristiana". Cuando Tekakwitha llegó a la edad cuando las jóvenes necesitaron encontrar a un guerrero para el matrimonio, su familia encontró a un joven mohicano para ella. Pues, ella anunció que no se daría a ningún hombre. Ella persistió en su decisión a despecho de la ira de su familia.

Kateri, la guardiana de su virginidad en persecuciones, ruega por nosotros.

Ella era acusada a ser perezosa porque no trabajó en los domingos, el día enteramente para rezar a su Dios. Ella era provocada con insultos de los mayores por renunciar la vida de una joven mohicana. Aún era amenazada por un guerrero joven con un tomahawk que estaba a punto de golpearla; ella se arrodilló tranquilamente enfrente de su ataque, lista de morir para su Jesús. El guerrero joven quedó desconcertado con su valor y silenciosamente salió sin dañar a la criatura bella y santa de Dios.

Kateri, el valor de los afligidos, ruega por nosotros.

 

SEGUNDO DESCUBRIMIENTO

Mientras caminé por el terreno de la Misión de San Pedro, seguí pensando en mi descubrimiento, en mi prima la Sagrada Kateri Tekakwitha, en mi petición que ella vela a la familia de mi hija mientras ellos llegaron al fin de un período difícil con un divorcio. La capilla es un lugar tranquilo con muchos cuadros y artefactos pertenecientes a Nuestra Kateri. La ladera con las Estaciones de la Cruz es una invitación a seguir la Pasión de Jesús y a pensar en Sus misterios como hizo Tekakwitha hace trescientos cincuenta años.

Entonces encontré la estatua siguiente:


Clic en laimagen para una vista ampliada.
y ocurrió el Segundo suceso de mi vida. Mientras yo estaba rezando a Kateri, delante de la estatua, yo renové mi petición sincera que ella cuidó a la familia de mi hija: de ella y de sus dos hijos. Yo me arrebaté en el ruego meditativo. Me sentía volver al tiempo y al lugar de Tekakwitha. Ella estaba hablando conmigo; ella me pidió pasar el resto de mi vida difundiendo el conocimiento de ella y de la devoción de ella. La prometí que su petición sería mi guía para el resto de mi vida aquí en la Tierra. Después de unos momentos de tiempo y espacio suspendido, me dio cuenta de mi presencia delante de esta estatua. Cuando yo bajé los ojos para una oración final, observé una pluma cerca de mis pies- una que no estaba allí antes de que me hablara Tekakwitha. Tomé ésta como una señal de su promesa y su petición a mí. De ese momento en adelante, yo sabía y sentía que mi prima Kateri Tekakwitha ocuparía un lugar importante en mi vida y en la vida de las personas cerca de mí.

Pasé algún tiempo al sitio excavado del Castillo de Caughnawaga antiguamente. Podía ver a mi prima Kateri trabajando y rezando dentro de las paredes del castillo. Podía sentir su presencia aquí.


Clic en laimagen para una vista ampliada.

Seguí su sendero a la fuente adonde fueron ella y las otras mujeres a obtener el agua. Generalmente no estoy una persona paciente cuando trato de realizar un proyecto. Para mí, tengo que hacerlo ahora. Pido muchos favores a la Santa Kateri: para las otras, para mi familia, para mí. A veces yo era impaciente en este respecto. Mi prima me enseñó la paciencia. Después de volver de la Fuente de Kateri al Castillo de Caughnawaga, yo cerré con llave todas mis pertenencias en el baúl de mi coche, incluyendo mis llaves del coche y la bolsa de mi marida que contenía sus llaves para seguridad. Tan pronto como cerré el baúl, me di cuenta que todo estaba encerrado seguramente. Teníamos que caminar a la Misión para llamar para la ayuda del camino. Tres horas más tarde, estábamos otra vez manejando a casa. Yo pasé ese tiempo de espera caminando por el sitio de la aldea de mi prima: meditando y rezando a ella a darme la paciencia a esperar una respuesta a mis peticiones. Gracias, prima. Me enseñó una lección y una virtud que era una de sus fuerzas: Ud. esperaba tranquilamente para el Creador a oír su oración a hacerse en Cristiana.

Llegó a ser evidente que la vida de Tekakwitha a Caughnawaga era una de persecución e irrisión continua. Su familia continuó con su oposición a su religión nueva. Kateri practicó su religión sin hesitación en presencia de oposición y desdén casi inaguantable.

Kateri, imperturbada en tentaciones, ruega por nosotros.

Su guía y hermana mayor adoptada Anastasie había salido varios años antes a ir a la aldea cristiana en Nueva Francia. Mandó dicho a Tekakwitha que ella estaría recibida allí con amabilidad. Con la ayuda de dos indios cristianos, ella se ingenió a escapar de la aldea de su tío y su persecución de ella a caminar y a remar una canoa doscientas milas a la Misión Católica a LaPrairie en Nueva Francia.


Clic en laimagen para una vista ampliada.
Kateri, que viajó muchas milas a aprender la fe, ruega por nosotros.

 

LA MISION DE ST-FRANCIS-XAVIER A LAPRAIRIE

Nunca visité a esta misión porque ya no existió. Sin embargo, yo vi como era la vida de Kateri a este ambiente, por las palabras del Padre Jesuita Pierre Cholenec, un contemporáneo de Tekakwitha. Dependo de sus palabras para decirnos quién y qué era "Catherine Tekakwitha".

La vida profundamente religiosa no empezó hasta que ella se estableció en esta misión a LaPrairie de la Magdelaine. El Padre Jacques de Lamberville mandó una carta con Kateri a sus hermanos jesuitas, los Padres Jacques Frémin, Claude Chauchetière y Pierre Cholenec al Sault. El escribió, como dijo el Padre Cholenec:

"…Lo pidió que la tomó debajo de su ala. Ella es un tesoro de nosotros a Ud., como pronto supo. Cuidó bien a ella y causó que ella mejorara a la Gloria de Dios y la salvación de un alma que es muy cara a El. Ibid. p.7.

Con esta recomendación, el Padre de Lamberville deseaba que el Padre Cholenec cuidara de esta llegada nueva porque él ya estaba en control de la enseñanza religiosa a la misión. El Padre Cholenec llegaría a ser su guía y su confesor espiritual.

Kateri, la líder de muchos indios a la fe verdadera con
su amor de María, ruega por nosotros
.

Kateri reunió con Anastasie, la amiga de su madre y su hermana mayor adoptada, que se hizo su guía en las costumbres y las oraciones de esta aldea cristiana. Sus conversaciones espirituales ayudaron a Kateri a santificar su trabajo. Su devoción a Jesús y a María llegó a ser el modelo de conducta religiosa en su comunidad nueva. Catherine creció en la espiritualidad debajo de su confesor, el Padre Cholenec. El escribió de ella:

En atarse al Dios, ella se ató al trabajo como una manera buena de quedar unida con El y de mantener por el día entero los pensamientos buenos que ella recibió esa mañana al pie de altar (a la misa de las cuatro de la madrugada)… A preparar para la confesión, ella comenzó con el parte final, en eso yo significo la penitencia, entrando en el bosque a azotar sus hombros con ramos grandes y después ella fue a la iglesia y pasó mucho tiempo llorando por sus pecados… ella se consideró la peor pecadora del mundo…Su horror del pecado y su temor de displacer a Dios causaron que ella amó tanto la soledad,…  Ibid., pp.10-11

Muchos de los primeros Cristianos al Sault practicaron actos extraordinarios de penitencia: llevando los cinturones de metal en sus cuerpos, saltando en el agua frío, caminando con pie desnudo o revolcándose en la nieve, mezclando las cenizas con su sagamité, poniendo los carbones calientes entre los dedos de pie. El Padre Cholenec tenía que disuadirlos de llevar a cabo estas prácticas.

Kateri, la amante de la penitencia, ruega por nosotros.

En el otoño de 1677, la misión fue traslada de LaPrairie a Sault Saint-Louis. Allá ella conoció a una persona, probablemente Marie Thérèse TekaiaKentha. Ellos se unieron espiritualmente. Las dos eran inseparables, ambos en el trabajo y en el rezar.

"…sus corazones tanto como sus planes eran completamente idénticas…ellas se sentaron al pie de una cruz que estaba en la orilla del gran río, y después de decirse su historia entera de la vida, resolvieron a hacerse la penitencia juntas. Por ser el director espiritual para las dos, ellas propusieron este curso de acción y pidieron mi permiso, que yo les di felizmente…se puede decir que ellas eran un corazón y una alma en dos cuerpos.   Ibid.,   p. 22.

El procedimiento normal de recibir la Eucaristía consistió de muchos años de preparación. Sin embargo, con el tipo de vida espiritual que tenía Kateri, tan ferviente y tan ejemplar, ella mereció recibir la Comunión Santa más temprano que normal. En la Navidad de 1677, unos pocos meses después de su llegada, permitió que ella recibiera la Eucaristía.

Kateri, que amó a Jesús en el Sacramento Bendito, ruega por nosotros.
Ella estaba presente a todos los servicios de la Semana Santa…ella lloró muchas lágrimas especialmente en el Viernes Santo cuando ella escuchó el predicar sobre la Pasión de Jesucristo…ella se unió a El en este día, resolviendo de llevar las mortificaciones de Jesucristo en su cuerpo virginal para el resto de sus días…El Pascua Florida, ella recibió la Comunión para la segunda vez y ella lo hizo con las mismas disposiciones, el mismo fervor y los mismos beneficios como a la Navidad y para añadir a sus buenos y sus gracias espirituales, ella recibió una segunda gracia del misionario el mismo día de fiesta- una asociación en la Confraternidad de la Familia Sagrada- un favor que él rara vez concedió a nadie y por eso él indicó la estima que él tenía para su virtud  Ibid.,  pp. 16-17.
Kateri, que por su amor de la humildad, dio la felicidad a los angeles,
ruega por nosotros
.

Para los tres años siguientes, Catherine continuaba a rezar intensivamente y de llevar a cabo unos actos de penitencia extraordinarios. Finalmente ella estaba aconsejada por su confesor a moderarse las penitencias excesivas. Catherine cuidó a los enfermos y a los viejos, dándoles la confortación ambos espiritual y material.

Kateri, la sirviente humilde a los enfermos, ruega por nosotros.

Después de una visita a un convento de religiosas en Montreal, ella le preguntó a su confesor si ella y unas amigas pudieron fundir una comunidad de monjas. Su director espiritual juzgó que ella fuera tan nueva al Cristianismo para tal empresa.

Catherine y Thérèse, un corazón y un alma en dos cuerpos,

…decidieron por su propia cuenta de nunca casar y de consagrar a Dios, la una, su virginidad y la otra, su viudez perpetua y ellas consideraban este como un secreto grande y resolvieron de nunca abandonarlo excepto en las circunstancias graves. Ibid.,   p. 25.

Esta decisión causó un desacuerdo temporáneo entre Catherine y Anastasie, que pensó que su hermana menor había decidía tan rápidamente de renunciar el matrimonio. Anastasie quejó al Padre Cholenec de esta decisión. Después de una discusión con su confesor y la reflexión sobre la situación, Anastasie se dio cuenta que, a causa de su fe profunda y su admiración para Catherine, ella apoyaría a "su hermana menor" y que Catherine había escogido la parte mejor.

Fue la Fiesta de la Anunciación, el 25 de marzo en 1679, a las ocho de la mañana que Catherine Tekakwitha, un momento después de que Jesucristo se entregó a ella en la Comunión, ella se dio a El totalmente y por renunciar el matrimonio para siempre, ella lo prometió la virginidad perpetua. Entonces con un corazón totalmente ardiente con Su Amor, ella le pidió ser su único marido y a tomarla como Su marida en cambio. Ella rezó a Nuestra Señora para quien ella tenía un cariño tierno…al mismo tiempo que ella se devotó a Jesucristo, ella también se consagró a María, pidiéndole resueltamente de ser su madre y ella, su hija Ibid.,   p. 34.
Kateri, que amó de rezar el rosario para toda la gente, ruega por nosotros.

El Padre Cholenec testificó de la santidad de Kateri con estas palabras:

Este es como Catherine Tekakwitha, después de ser protegida en inocencia para más de veinte años entre los malos y los pecadores en su propia casa, aquí en el Sault, en solamente un rato, llegó a ser una Santa entre los Justos y los Fieles. Ibid.,  p. 8.
Kateri, la luz brillante de todos los indios, ruega por nosotros

 

SU MUERTE NOTABLE

Kateri Tekakwitha era siempre débil. Durante su juventud, sus ojos fueron debilitados por la viruela, su cuerpo fue maltratado por las penitencias extraordinarias y a eso de un año antes de su muerte, había una enfermedad grave, una fiebre baja acompañada por los dolores severos del estómago y el vomitar frecuente. Aún durante el mes final de su vida, ella durmió en una cama de pinochas, que arruinó la salud pequeña que tenía ella.

Para Catherine, estos días finales eran días verdaderamente preciosos- días de la gracia y de la santidad, porque ella los pasó viviendo todos esos virtudes excelentes que ella ejecutó tan bueno durante su vida y que no aparecieron con más esplendor excepto al punto de su muerte: su fe, su esperanza, su caridad, humildad, gentileza, paciencia, resignación y una felicidad sorprendente en el medio de su dolencia…El martes por la mañana (de la Semana Santa) miramos que ella quebró mucho, por eso le dimos su Viático Sagrado que ella recibió con el amor y la devoción angélica como una marida verdadera de Nuestro Señor. El miércoles por la mañana, ella fue dada la Unción Extrema, que recibió ella con la misma devoción como por el Viático Sagrado el día anterior. A eso de las tres de la tarde, ella entró en su agonía, la más tranquila del mundo. Un poco más tarde ella perdió el poder de hablar después de decir los nombres sagrados de Jesús y de María. Finalmente, en menos de una media hora después de empezar su agonía, ella expiró tan tranquilamente como ella había entrado un sueño profundo.   Ibid.,   pp. 43-45.

Kateri Tekakwitha murió a la edad de veintitrés años, el miércoles de la Semana Santa, el 17 de abril 1680 a eso de las tres de la tarde. Un suceso milagroso ocurrió solamente quince minutos después de su muerte. Su cara, con las manchas de la viruela, cambió a ser tan hermosa y tan blanca que el Padre Cholenec gritó y llamó a los otros a ver lo que pasó. Sería posible que a ese momento Kateri entró en el Cielo y que ella tenía una vista anticipada de la Gloria de su cuerpo resucitado con Cristo.

Kateri, cuya cara marcada en la vida llegó a ser hermosa después
de la muerte, ruega por nosotros

Kateri apareció a mucha de su gente después de su muerte, siempre llevando una Cruz y bañando por una luz brillante y luciente. Había muchos milagros que se atribuyó a Tekakwitha en los años siguientes después de su muerte. En enero de 1681, un hombre enfermo, Claude Caron, cerca de la muerte, fue curado cuando recibió en su cuerpo el crucifijo que Kateri tenía en su lecho de muerte. El mismo mes, una mujer se puso en su cuello el crucifijo de Kateri e inmediatamente ella fue curada en la presencia de sus hijos. Ella no quería dejar el crucifijo, por eso el sacerdote le dio algún polvo de la tumba de Kateri. Su marido también fue curado con este polvo. En abril de 1682, el hijo mayor de la amiga de Kateri, Anastasie, fue curado físicamente y moralmente con su intervención. Había muchas curas durante esos dos años a la Misión de Sault por la intervención milagrosa de una de sus mismas.

Kateri, su muerte sagrada dio la fuerza a todos los indios a amar
a Jesús y a María, ruega por nosotros
.
Tantas curas milagrosas hicieron tan renombre el nombre de Kateri que este verano (1680) había muchas peticiones para las Misas y las Novenas en su honor. Había tantas curas que ya no las registraron. No había ni un mes, ni una semana que pasó sin cualquiera cura -- y algunas de ellas eran tan notables -- ocurrieron en cualquiera parte de la comunidad francesa." Ibid.,   p. 56.

El Padre Cholenec, con su manuscrito La Vida de Catherine Tekakwitha, nos ha dado una vista contemporánea de Tekakwitha en el siglo diez y siete. Sin embargo, había otro Jesuita contemporáneo, el Padre Chauchetière, que pintó un retrato de Kateri después de que ella apareció a él, muchas veces, unos años más tarde.


Clic en laimagen para una vista ampliada.

La palabra escrita del Padre Cholenec y el retrato del Padre Chauchetière combinaron a mostrarnos quien y que era la Sagrada Kateri Tekakwitha.

 

LA MISION DE ST. FRANCIA-XAVIER EN KAHNAWAKE

En una de mis visitas a los lugares sagrados de Kateri, yo conocí al Vice-Postulator actual de la Causa de Kateri en Canadá, el Padre Jacques Bruyère. El describió mejor la Iglesia y el Relicario de St. Francis-Xavier en Kahnawaké, Quebec en esta manera:


Clic en laimagen para una vista ampliada.
Kateri nunca conoció esta iglesia, aún se sintió su presencia aquí. Kateri nunca rezó en esta iglesia, pero ella escucha a las peticiones depositadas por todos tipos de personas que rezan a su tumba.

Después de huir de Fonda, Kateri llegó a LaPrairie en 1676. Ella no vivió allí por mucho tiempo, sin embargo, porque pronto la misión mudó río arriba a Côte Sainte- Catherine, donde ella cambió en una persona que frecuentó la iglesia muy ferviente. Ella creía que su Dios estaba allí en una manera especial y ella se refugiaría en la capilla pequeña para renovar su fuerza física y espiritual. Mientras estaba rezando, Kateri se transformaría a tal nivel que a su gente le gustaba venir y mirarla rezar con tanto ardor, con tan éxtasis… en la presencia de su Señor, su corazón estaba ardiendo.

Las iglesias a que ella visitó - a Fonda, a LaPrairie y a Côte Sainte-Catherine - todas habían desaparecido. La que dedicó a St. Francis-Xavier en Kahnawaké solamente dató a 1720. La primera piedra de la iglesia actual construido en el mismo sitio fue dejado en el suelo el 19 de mayo 1845. Todas las estatuas y los regalos religiosos ofrecidos por la nobleza de Francia, que mostró el espíritu verdadero de los misionarios, estaban puestos otra vez en la iglesia nueva. El ostensorio delante de que rezaría y contemplaría Kateri, está conservado aquí, ella tenía una devoción tan profunda para la Eucaristía Sagrada.

Después de su muerte en 1680, sus restos mortales estaban guardados en la iglesia de Côte Sainte-Catherine. Cuando la misión finalmente se estableció en Kahnawake enfrente de Lachine en 1720, también se trajo sus huesos aquí. Es posible que los peregrinos de pelo blanco recuerden de verlos en una caja de vidrio cerrada herméticamente que traerían con gran veneración de la sepultura de la casa de párroco cada mañana.

Solamente fue el primero de noviembre de 1972 que el Obispo G.-M. Coderre presidió a la traslación de las reliquias preciosas a una tumba de mármol en el transepto derecho de la iglesia.

Sin duda, Kateri se regocija con nosotros en este aniversario y en contemplar todos los bautismos, las primeras comuniones, las novenas, las peregrinaciones, las bodas, los funerales y las misas que se habían celebrados aquí en estos ciento cincuenta años. Ella prometió cuidar de su propia gente y todo el país después de su muerte. Hasta que se declaró la segunda patrona de esta iglesia el 17 de abril de 1983, ella probablemente haría mucho más que nunca.

¡Feliz Aniversario a la Iglesia de St. Francis-Xavier y al relicario de la Sagrada Kateri! ¡Demos gracias a Dios para todos Sus Regalos!    Jacques Bruyère, S.J, Katerigram - Le 150ième anniversaire de l'église Saint-François-Xavier à Kahnawake, Qc. Canada, Kateri, publication no. 185, Automne 1995, p.3.

Dejé una foto de mis dos nietos tocando su tumba de mármol, pidiendo otra vez mi petición a Kateri a cuidar de sus primos pequeños durante este período crítico de sus vidas. Mientras yo estaba de rodillas allí, otra vez yo sentía su presencia, yo escuchaba que ella estaba hablando con mi alma, pidiéndome dedicarme a su causa para que la gente de la Primera Nación tuviera una santa de si mismo.

Mi presencia con los huesos de mi prima en esta iglesia misión reforzó mi comisión a ella a hablar de ella por todo el mundo. Le prometí que yo hablaría a todos de su vida, un alma en el yermo embelesada por Su Creador. Yo voté en que usaría mis talentos como un diseñador del Internet para crear un sitio del Internet, con un libro de huéspedes reciprocante para que la gente por todo el mundo pueda visitar y contribuir, con eso aprendiendo y enseñando de esta American Nativa que pronto será

La Santa Kateri Tekakwitha

www.kateritekakwitha.org/kateri

 

KATERI TEKAKWITHA: UNA MODELO PARA LA JUVENTUD

Yo querría terminar Una Letanía a Mi Prima con la propuesta siguiente que Kateri sería una modelo para nuestra juventud, escrito por Michel Fortin, M. Afri.


-Joven: en un mundo donde desacreditan, abusan y hacen al lado a los jóvenes a causa de su falta de experiencia.
-Mujer: en un mundo donde discriminan contra las chicas y contra las mujeres y donde no tienen derechos iguales.
-Indio americana: en un mundo donde no respetan a los minorías.
-Algonquina: en un mundo Iroqués, lanzaron los insultos hacia ella "Oye, la Algonquina", la mancha del prejuicio racial.
-Cristiana: en un mundo pagano, ella batalló continuamente para su fe contra todos tipos de burlas y abusos. Tenía que desterrarse para sobrevivir.
-Huérfana: sus padres murieron de la viruela. Fue adoptada por un tío, un anticristiano confesado.
-Handicapada: a causa de la viruela, estaba casi ciega. Su nombre vino de esta disminución: "ella caminó por palpando".
-Refugiada: no pudo vivir libremente en su aldea pagana en los Estados Unidos, ella huyo para vivir en LaPrairie, Quebec, Canadá.
-Canadiense: porque la Iglesia (en Canadá), se propone a ella como modelo.
-Donada: ella quería ser monja con las Hermanas de las Fieles de Notre-Dame pero Dios quería que ella estuviera en su propio ambiente. Ella pasó una vida de la simplicidad.
-Misi maría: siempre trataba de "convertir" a su propia gente.
-Maestra: ella enseñó el catecismo a los niños.
-Valiente: ella hizo todos los quehaceres (especialmente los que los otros rechazaron) y allí encontró su santidad en imitar a Jesús.
-Una Gran Persona que Reza: ella pasó horas en la presencia de Jesús en la capilla o en el bosque.
-Generosa: ella visitó a los enfermos y cuidó a los niños. Estaba muy dedicada a esta tarea.
-Pura: en un mundo donde todas las doncellas tomaron un marido, ella dio su virginidad a Dios.
-Benévola: nunca reaccionó a los insultos o a las burlas. Al principio la llamó "Oye, tú, la Algonquina", después fue "Oye, tú la Cristiana". Ella rezaba para la paz.
-Dedicada: tenía una devoción especial a María, la Madre de Dios. Siempre llevaba un rosario en su mano.
-Amante: quería ser la marida de Jesús y de Su Cruz. Este amor, marcado con la Cruz, el símbolo de la salvación universal, la puerta que abre todos tipos de sacrificios para imitar a Su Marido Divino. Permiso dado del Padre Jacques Bruyère en una carta con la fecha de abril 2002 a traducir este artículo que apareció en Kateri, no.168. Lys des Agniers, Primavera, 2002, escrito por Michel Fortin, M. Afr.

AMEN

O Jesús, que dio a Kateri a los Indios como ejemplo de la pureza, enseñó a todos
los hombres a amar la pureza y a consolar a Su Madre Inmaculada María por
la azucena, Kateri Tekakwitha y Su Cruz Sagrada.

La Letanía, usada por toda la historia, es una copia de una oración recibida a una misa
en la Iglesia Misión de St. Pedro en Fonda, NY, el 14 de julio 2000

Sobre eso, yo entrego "Una Letanía a Mi Prima" a Ud. el lector, con la esperanza y la oración que Ud. será cuidado y santificado por la que pronto será
La Santa Kateri Tekakwitha
Escrito como tributo de ruego a mi prima
Kateri Tekakwitha
Por
Norm Léveillée
Copyright © mayo de 2002 & 2004

Bibliografía
(1) Catherine Tekakwitha, Fr. Pierre Cholenec, S.J., Her Spiritual Advisor, Traducido por William Lonc, S.J. primavera 2002.
(2) Kaia'tanó: ron Kateri Tekakwitha, versión inglés, Henri Béchard, S.J.
(3) Kateri Tekakwitha-Mystic of the Wilderness, Margaret R. Bunson, Our Sunday Visitor Publishing Division, 1992.
(4) Vignettes on the Life of Kateri Tekakwitha, Lily of the Mohawks, Sarah Hassenplug, 1991.
(5) Kateri Tekakwitha, America's Marvelous Maiden, Thomas J. Coffey, SJ, 1956, Rev Ed. 1994
(6) Adventures with a Saint: Kateri Tekakwitha-Lily of the Mohawks, Maureen McCauley, 1992.
(7) Kateri Tekakwitha-Joyful Lover, Sister Mary Pelagia Litkowski, O.P. 1989.
(8) Kateri Tekakwitha- Mohawk Maiden, Evelyn M. Brown, Ignatius Press, 1958.
(9) The Original Caughnawaga Indians, Henri Béchard, S.J. 1975.
(10) Blessed Kateri Tekakwitha- The Lily of the Mohawks, Father Lavasik, S.V.D., Catholic Book Publishing Co.
(11) Blessed Kateri of the Mohawks, Mary Fabyan Windeatt & Gedge Harmon, Tan Books and Publishers, Inc. 1989.
(12) PRDH- Programme de recherché en démographie historique, Université de Montréal, Various certificates: Recensement (censo) actes 97429, 97459 & 98402; Baptême (bautismo) acte 17658; Individu (individual) 4992.
(13) Sitio del red mundial a www.leveillee.net/ancestry/mariem.htm -
Un Tributo a Marie Mite8ameg8k8e- mi octava bis-abuela.

Una Oración a Kateri para los Niños

Kateri, la hija amorosa de Dios y la Azucena de los Mohicanos,
Doy gracias a Dios para las varias gracias que El la dio.
Ayúdeme a ser más como Ud. en mi amor para Dios y para la otra gente.

Déme un gran amor para la Eucaristía Sagrada y la Madre de Jesús.
Prepáreme a hacer sacrificios para Jesús que yo pueda salvar mi alma
y sea feliz con Ud. en El Cielo.

Kateri, le amo. Siempre sea mi amiga.

Quiero decir gracias a mi colega, Michelle Pratt,
para su traducción bella al español de
"Una Letanía a Mi Prima".
Miles de gracias, mi amiga querida.


Indice